domingo, 28 de noviembre de 2010

Cuestión de suerte


En cuestiones de suerte me declaro abiertamente agnóstica. Escapa a mi entendimiento.
Hay personas a las que todo parece salirles bien, hagan lo que hagan. En cambio a otras, "las tostadas siempre les caen del lado de la mantequilla"

Dicen que a la suerte se llega a través del trabajo. ¿¿¿???
No dudo que trabajar, poner tesón en lo que se hace y esforzarse por conseguir unas metas no ayude a conseguir aquello que se desea. Por supuesto que quien trabaja tiene más probabilidades para conseguirlo, pero tengo claro que no existe una proporcionalidad directa. Muchas veces, factores externos, imposibles de que podamos controlar, hacen que por mucho que nos esforcemos la "suerte" se resiste a aparecer y las metas se conviertan en inalcanzables.

Hay que ser realistas, a veces la suerte se pone del lado de quien menos lo merece.


Dijo Isaac Asimov que "La suerte favorece sólo a la mente preparada" .
Estar preparados física, mental e intelectualmente, desde luego, supone llevar más papeletas para el bombo de la suerte ¿Pero, de verdad, nos garantiza que la suerte se nos aparecerá en un momento de nuestra vida? Con sinceridad, no lo creo.


"Lo que forma nuestra suerte no es lo que experimentemos, sino nuestra manera de sentirlo" Marie von Ebner-Eschenbach
Tal vez, este sea el camino más acertado. El de nuestra actitud. Pero no tanto para invocar a la suerte, como para aceptar nuestra realidad.

.

10 comentarios:

pluvisca dijo...

Años atras te hubiera dicho que no, pero hace ya bastante tiempo que pienso y siento comop tu.

Hay algún factor que se nos escapa.

Por tanto lo mejor es la actitud, saber saborear lo que tenemos...

No hay otra...

Un abrazo

Yolanda dijo...

Opino como tú, muchas veces ver personas que tienen mucha "suerte", y que puede que no se la merezcan, y al reves. Hay algo misterioso, que hace que la suerte sea caprichosa. Un abrazo.

Tita dijo...

"La suerte solo favorece a la mente preparada" de ASimov, y la otra cita, la de que la suerte no es más que lo que experimentamos frente a algo, dicen para mí lo mismo.

Creo que todos, si hablamos de "suerte" venimos a tener más o menos la misma.

Como lo vivas, es la diferencia. Si yo a todo digo ¡qué suerte tengo! parecerá que es más que la tuya...cuando no es así.

Un hombre se rompió una pierna,y tuvo que hacer reposo hasta que a la tercera semana le pusieron un tacón en la escayola y pudo andar. No hacía más que repetir ¡qué suerte tengo, qué suerte he tenido!

¿Por qué? Preguntaban los demás

-Porque pude haberme roto las dos.

Siempre me he considerado muy afortunada...cuando la verdad es que una mirada más atenta a mi vida y experiencias...no la hacen ni de lejos mejores que otras vidas, cuyos poseedores se quejan infinitamente más.

Y sí, eso cuesta mucho trabajo. La "suerte" es cierto que exige trabajo. Hay que hacer un verdadero esfuerzo por sacar lo positivo de todo.

Un abrazo apretao

Contrapunto dijo...

Hay personas con "suerte" que nacen teniéndolo todo,
bien parecidas, inteligentes, con éxito,
y que todo les sale bien, otras en cambio,
todo lo contrario.

Yo creo que "suerte" es:
tener salud, familia que te quiera, disfrutar y valorar lo que tenemos.
y tener la puerta abierta por si llama a nuestra puerta.
Un beso

Carmen dijo...

Pluvisca,

Tengo claro que no se puede nadar contracorriente. Sobrevive quien se adapta a las circunstancias.
Pero, a veces, da tanto coraje :S

Un abrazo.

Carmen dijo...

La verdad, Yolanda, que pienso que no es bueno compararse con nadie y menos aún si no es para mejorar. Pero somos humanos y a veces no podemos evitarlo y pensar que hay quien tiene más suerte de la que merece. Seguramente no somos justos.

Un beso

Carmen dijo...

En general, Tita, trato de encontrar la parte positiva de cuanto me acontece, pero hay ocasiones en las que se hace imposible.
No podemos negar que hay personas con más suerte que otras y aunque ni voy con las gafas rosas puestas ni pienso que llevo una losa encima; lo cierto es que echo en falta una "miajita" de buena suerte en mi vida.Y quizás, no tanto por mi como por los de mi alrededor.

Un fuerte abrazo

Carmen dijo...

Pues viendolo así, Contrapunto, soy una mujer con suerte.
Lástima que a veces, quiera un poquito más.

Creo que tienes toda la razón. Si me dieran a elegir, sin duda sería la salud y familia que me quiera.

Un abrazo

Flautista de Neón dijo...

Tener suerte, o no tenerla, he ahí la cuestión.
A mí, frecuentemente, la tostada se me cae por el lado de la mantequilla, y es que la Ley De Murphy se ha cebado conmigo.

Sin embargo, mi actitud es de reirme, y pasarlo lo mejor posible. A mal tiempo, buena cara. Si no fuese por mi optimismo, sería un amargado.

Un abrazo, Carmen.

Carmen dijo...

Esa es la actitud, Flautista, porque de amargados (y que amargan la vida a los demás) está el mundo lleno. Mejor no incrementar el cupo.

Feliz puente.