viernes, 19 de diciembre de 2008

Soledad


La soledad, con frecuencia, no proviene de la ausencia de compañía, sino de la ausencia de uno mismo.
Hay personas que interpretan la soledad como algo negativo, como aislamiento,como algo muy doloroso y que serán incapaces de soportar , de allí el establecimiento de relaciones dependientes e insanas.

La soledad es una situación que hemos de aspirar a convertir en transitoria y que conviene percibir como no forzosamente traumática. Podemos transformarla en momentos de reflexión,percibirla como una oportunidad de conocernos a fondo y de encontrarnos sinceramente con nuestra propia identidad. Hay un tiempo para comunicarnos con los demás y otro (que necesita de la soledad) para establecer contacto con lo más profundo de nosotros mismos. Hemos de "hablar" con nuestros miedos, no podemos ignorarlos ni quedarnos bloqueados por ellos. Es conveniente que, en ocasiones, optemos por la soledad.

Quien ha mirado de frente a la soledad, se ha reconciliado con ella y ha aprendido a disfrutarla tendrá más capacidad de amar y de recibir.

2 comentarios:

Azul. dijo...

Cuantas personas están con alguien solo por "no estar solos", y en realidad, están más solos que nunca.
La soledad tiene mala prensa, pero escogida,trabajada y aceptada, es un tesoro.

Un beso.

pluvisca dijo...

La solitud es sentirse solo a pesar de tener gente al lado, es triste, y como bien dices, hay que dar la cara a nuestros miedos, por grandes que nos parezcan.

¡¡¡Buena Navidad Carmen!!!

Un abrazo