miércoles, 26 de agosto de 2009

Un sencillo gesto de incalculable valor.



Decía Nietzsche que “la alegría nos protege incluso de coger un resfriado“.Una gran verdad.

La mayoria de las veces llegamos a las ansiadas vacaciones casi "in extremis": cansados , fatigados, estresados, desmotivados,tensos ... un virus que nos enferma tanto el cuerpo como la mente.

Unos cuantos dias de tranquilidad, sosiego, relax, son suficientes para recuperar la energía perdida y la alegria por reemprender el camino que tenemos por delante.

Pero ¿ por qué seguir poniendonos al límite de nuestras fuerzas físicas y mentales? No es necesario lanzarse de cabeza al calendario buscando el día de fiesta más cercano, el primer puente o empezar a soñar con las próximas vacaciones, resulta más sencillo y practico regalarse una pausa diaria, unos minutos solo para nosotros , un pequeño oasis enmedio de las tareas. Un respiro en mitad del camino.

Un sencillo gesto de incalculable valor.

.

4 comentarios:

Tita dijo...

jajajaja, sí, sí, como teoría no está nada mal...intentaré seguir tu consejo en vez de empezar a contar los días que faltan para las siguientes jajajaja ¡y eso que mis pseudo-vacaciones aún no han terminado!

mErL dijo...

Creo que las vacaciones es saber desconetar todos los días del año una hora de todo los problemas de la vida, pagos, letras, discusiones, etc etc y buscar el silencio e intentar encontrar la paz mental, pero desgraciadamente cuesta tanto, que nunca encontramos el momento adecuado.

un abrazo.

pluvisca dijo...

Como somos eh...cuando tenemos trabajo pensamos en las próximas vacaciones...y cuando nos quedamos sin él, soñamos con tenerlo...

Hay que disfrutar el dia a dia...

Un beso

Carmen dijo...

Tita,

Si aún te quedan vacaciones aprovechalas a tope, que ya vendran las nostalgias.

Merl,

Encontrar una hora al día para dedicarnosla es un lujazo; aunque con diez o quince minutos diarios ( ¡ no parece tanto esfuerzo conseguirlo!) hacen el apaño igual.

Pluvisca,

Ay ay ay tienes toda la razón, el caso es quejarnos , de lo que tenemos y de lo que no.

Tu ahora disfruta de tu tiempo libre que no tardará la hora de que empieces a currar. Llegará.

Un abrazo, amigos.