domingo, 30 de agosto de 2009

Perdida en un laberinto



Yo crucé la línea blanca un día,
Fue una noche con su amanecer,
Puse un par de rombos en mi vida,
Hice un viaje a un mundo que no ves.

¿Cuántos gramos pesa mi alegría?
¿Cuánto pesa el miedo a ser feliz?
Nunca me he sentido tan perdida,
Y a ti tan lejos de mí.

Levanté la tapa de mi misma,
Encontré una niña en un jardín,
Flores de papel y una muñeca,
Nadie con un cuento para mí.

Pude ver los restos de una fiesta,
Restos en mi vida junto a ti,
Pude ver la soledad tan cerca,
Y a ti tan lejos de mi

Me dejé llevar por una tontería,
Pensé que te quería un poco mas que a mí,
Si pudiera dar la vida la daría,
Volver a ser tu niña me haría tan feliz,
Sin ti , no sé vivir.

Todos los errores van a un puerto
Donde espera un barco de vapor,
Pero el mío aun lo llevo dentro
Porque soy adicta a tu perdón


"De todas las tiranías de la humanidad, la peor es la que persigue a la mente". John Dryden


.

4 comentarios:

Flautista de Neón dijo...

Carmen, me he emocionado con esto.
He vivido una situación en mi vida que esta canción la describe a la perfección.

Gracias por mostrarla en este lugar tan especial.

pluvisca dijo...

Pues vaya, estoy con Gonza...me emocioné bufff

Un abrazo Carmen

Carmen dijo...

No conocia esta canción y a mi también me emocionó cuando la escuché, por eso la traje hasta este blog.

Situaciones difíciles de quienes buscan en caminos incorrectos que les hacen perderse.

Un abrazo amigos.

Azul. dijo...

Sabes, Carmen?, me emociona especialmente que con fecha 1 de Septiembre, hayas puesto esta entrada. Me emociona. Yo también estoy ahí. Un abrazo.

Yo, que callé y, fuiste tú y hablaste.