lunes, 7 de septiembre de 2009

Etapas


La vida no es ni más ni menos que una mera consecución de etapas, todas ellas marcadas por el paso inevitable del tiempo:

Infancia. Niñez/ Pubertad. Adolescencia/Juventud /Madurez.Adultos/ Vejez. Ancianidad

Es el reloj biológico el encargado de ir marcando la sucesión de unas etapas a otras; un hecho que si bien es general a todos los seres humanos, sin embargo hay marcadas diferencias de unos a otros. Cada persona tiene su propio ritmo, dependiendo de sus circunstancias individuales, sociales y culturales.

Se dice que la Naturaleza es sabia y generalmente el cuerpo y la mente nos encuentra preparados para asumir cada nueva etapa; si bien es cierto que en algunas entramos con cierto despiste y aprendemos más por "ensayo y error" que sabiendo las consecuencias de nuestros actos y decisiones, pero como todo son el tiempo y las sucesivas experiencias , buenas y malas, las encargadas de enseñarnos lo necesario para desenvolvernos por esa fase y prepararnos para asumir la siguiente.

El paso de unas etapas a otras no tiene vuelta atrás , como tampoco nos está permitido anticiparnos . Si bien sucede que hay personas que se niegan a traspasar las lindes de una etapa, y su mente , sus conductas, las mantienen ancladas; sustrayendose a si mismos la posibilidad de crecer a través de las nuevas experiencias y situaciones que el paso por la vida nos va ofreciendo. Como en una ocasión leí " leer un capítulo una y otra vez, por bueno que sea impide pasar al siguiente"... y quién sabe, tal vez el siguiente sea espléndido.

A veces el final de una etapa y el inicio de la siguiente nos pilla de imprevisto, sin darnos el tiempo necesario ni la oportunidad de concluir capítulos de nuestra vida; quedandonos con la sensación interna de "tener asignaturas pendientes" para quién sabe cuando.
Otras en cambio, somos nosotros mismos los que las damos por concluidas y ansiamos entrar en la siguiente, con el terreno lo suficientemente abonado y la madurez justa y necesaria para abordar la nueva etapa.

Después de haber pasado ya por varias etapas hay que admitir , con pleno convencimiento, que ni lo bueno y/o favorable dura eternamente ni lo malo y/o desfavorable es definitivo.

Tenemos los humanos cierta tendencia a idealizar aquello que disfrutamos y que ya paso, aún cuando es más que probable que ni siquiera fueramos conscientes de lo que ese momento o situación nos reportaba. Son nuestros particulares mecanismos de defensa.

El problema es que solemos comparar , algunas personas una y otra vez, nuestra situación actual con las pasadas y casi siempre , como consecuencia de esa memoria selectiva, sale perdiendo la etapa actual, y la nostalgia arraiga .

Muchas son las personas que cargan la vida entera con el peso de cosas que fueron importantes en su pasado y que hoy solamente ocupan un espacio inútil en sus mentes; espacio indispensable para recrear la vida.

No echemos años a la vida, demos vida a los años.


.

5 comentarios:

pluvisca dijo...

Ok!!!

La vida dura cuatro dias y nosotras ya hemos vivido dos y medio, asi que habrá que aprovechar todo lo que viene a partir de ahora y lo pasado..."al cuarto de atrás"

Un abrazo guapa

Flautista de Neón dijo...

Es una frase muy extendida, esa de: "Antes vivíamos mejor".

Pero es un error. La vida es una escuela, y esas etapas son los cursos.

Hay que esbozar nuestra mejor sonrisa y "tirar pa'lante", mirando únicamente al pasado con el fin de recordar aquellas buenas y malas cosas que han forjado nuestro aprendizaje.

El futuro está ahí delante. Trabajemos con tesón el presente, para estar preparados como buenos alumnos.

Así es la vida, con sus etapas.

Un abrazo, Carmen.

Tita dijo...

Excelente post y reflexiones, como siempre, Carmen.

¿Sabes qué se me ha venido a la mente mientras te leía? La facilidad que en ciertas tribus (y culturas) tienen para hacer determinados tránsitos, quieras que no, con ceremonias de iniciación, adultez, etc, donde por ejemplo la adolescencia no existe, ya que se pasa de ser niño a ser joven experimentando el mundo codo con codo con los adultos.

Espero no haberme ido mucho del tema...

Besazos

mErL dijo...

La vida son etapas, quizás he notado a faltar en tu apunte la de madurez o la de los 40 años, donde no eres joven, tampoco eres mayor, es la edad intermedia.
Con la edad los errores nos hacen pensar, meditar, ser más consecuentes en las situciones de la vida cuando estas en esta edad intermedia.
Diria que los seres humanos somos de habitos, cuando tenemos que salir de uno de ellos nos encontramos como naufragos hasta que con el tiempo nos adaptamos seguimos el curso de la vida.

Un abrazo.

Carmen dijo...

Pluvisca,

No me puedo creer que ya haya pasado por tantas etapas, aunque seguro que aún quedan muchas y gratas sorpresas por descubrir.
De momento, saco en conclusión aquello de "Carpe Diem"

Flautista,

Dicen que volver atrás, ni para coger carrerilla.
Lo pasado, pasado está; para bien o para mal está vivido, lo que no es poco. Señal de que aún estamos dando guerra.

Al menos espero haber aprendido lo suficiente como para evitarme unos cuantos trompicones, pero no tanto como para haber perdido la curiosidad.

Tita,

Me parece estupendo que haya culturas que celebren la entrada a una nueva etapa.De ese modo la gente tiene conciencia de cómo ha de actuar y de lo que de ellos se espera como parte de su grupo , aunque siempre prime la individualidad.

Merl,

Gracias por tu apreciación, se me habia pasado por alto. Ya lo he subsanado.

Tienes toda la razón. No creo que haya etapas mejores o peores, ni más o menos importantes, todas son parte de un proceso. Pero sin duda la de la madurez es una de las más significativas porque tal vez nos situa en una época propicia para el balance personal y nos da cierta perpectiva de lo que hemos vivido y lo que esperamos vivir.


Gracias amig@s por vuestras interesantes aportaciones.
Besos para todos.