viernes, 20 de noviembre de 2009

Y entonces lluvia de verano...


¿Saben lo que es la lluvia de verano?
Primero la belleza pura horadando el cielo de verano, ese temor respetuoso que se apodera del corazón, sentirse uno tan irrisorio en el centro mismo de lo sublime, tan frágil y tan pleno de la majestuosidad de las cosas, atónito, cautivado , embelesado por la magnificencia del mundo.
Luego, recorrer un pasillo y, de pronto, penetrar en una cámara de luz. Otra dimensión, certezas recién formadas. El cuerpo deja de ser ganga, el espíritu habita las nubes, la fuerza del agua es suya, se anuncian dias felices, en un renacer.
Después, como a veces el llanto, cuando es rotundo, fuerte y solidario, deja tras de sí un gran espacio lavado de discordias, la lluvia en verano, barriendo el polvo inmóvil, crea en las almas de los seres una suerte de hálito sin fin.


Así, ciertas lluvias de verano se anclan en nosotros como un nuevo corazón que late al unísino del otro

Muriel Barbery "La elegancia del erizo"

En ocasiones, cuando estoy leyendo un libro que me gusta, de esos que hacen que pierdas la noción del espacio/tiempo, de repente aparece ante mis ojos un texto que me encandila, que leo y releo porque( alguna que otra vez sin saber por qué), son de esos escritos que llegan al centro mismo del corazón, como lluvia de verano. Provocan un estruendo en la mente, calan hondo, empapan el alma y dejan una gran paz interior.


.

10 comentarios:

emilio dijo...

Y con ese arco iris, bella esa lluvia de verano... a ver cuando llega.

Precioso y elegante tu descripción.

Que razón tiene mademoiselle Barbery... lo que engancha leerte... un abrazo.

Azul. dijo...

Cuánta razón tienes Carmen. Hay escritos que nos quedan grabados para siempre, verdad? que necesitamos rescatar y releer una y otra vez, preguntándonos cómo puede llegarnos tan hondo?

No he leido el libro, pero conocía el título. Ahora ya se que sería una muy buena opción.

Un abrazo.

Flautista de Neón dijo...

Bufff!!!!
Pues este breve párrafo, me ha sorprendido en su desarrollo.

Muchas gracias por compartirlo, Carmen.

Tiene una hermosa sutileza verbal.

Un abrazo.

pluvisca dijo...

Me guta este escrito, me quedo con

"Después, como a veces el llanto, cuando es rotundo, fuerte y solidario, deja tras de sí un gran espacio lavado de discordias",...

Cuando algo de lo que leemos nos toca el alma, el núcleo interior, hay que pararse a escuchar de que nos está avisando...

Un abrazo guapa

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Contrapunto dijo...

Hay libros que nunca te cansas de releer, que parecen estar escritos para tí.

Y hay lluvias que nos calan el cuerpo y el alma, nos lipian para renacer.
Un beso

Reflexiones de Emibel dijo...

No me gusta la lluvia, me produce tristeza y melancolía pero después de haberte leído voy a reencontrarme con ella.
Precioso, cielo
Un besazo

Carmen dijo...

Emilio,

¡ Qué magia ver un arco iris dibujado en el cielo claro !

Gracias por ese piropo, salao :D

Azul,

Hay ciertos textos,canciones,pinturas... que, por una u otra razón, dan en la diana de nuestra mente/corazón.
Otros encierran toda la belleza de la palabra bien escrita; son hermosos no por lo que dicen (que puede que también) sino por cómo lo dicen.

Un fuerte abrazo.

Flautista,

Sí, el contenido del libro te puede llegar más o menos, ya sabes eso de que para gustos,los colores, pero el lenguaje del libro es muy bonito.

Un abrazo.

Pluvisca,

Sí, creo que quiere decirme algo; tal vez deba dejar que la lluvia de verano me empape , me cale hasta el fondo del alma. Puede ser.

Un besito.

Contrapunto,

Me gusta releer "mis" libros, porque siempre encuentro algo nuevo, más detalles.

Algunos otros son para leerlos solo en un preciso momento: el momento en que autor y lector se necesitan y se encuentran. Para después dejarlos reposar.

Un abrazo.

Emibel,

Hay lluvias y lluvias.
La de verano llega para refrescar el ambiente y aplacar las calores, para dar vida a las tierras resecas y dolidas. Es corta, profunda, ruidosa, llega envuelta en estruendos y se va dejando paz, luz y calidez. A mi me encanta.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola Carmen, encontré esta entrada tuya buscando a cerca de la lluvia...y la verdad es que me enganche viendo un poquito de todo. Me encanta lo que queres y lo que buscas transmitir, espero no lo abandones, da ganas de hacer un blog propio. Mis saludos! Sabrina :)

Carmen dijo...

Gracias Sabrina

Es complicado llevar un blog, más dos como yo en estos momentos; necesitan mucha actualización e interacción y el tiempo es siempre escaso.
De momento no lo abandono, porque siempre habrá alguien a quien le pueda interesar alguna entrada y si tiene palabras tan amables como las tuyas, pues mucho mejor :D

Un saludo