sábado, 16 de enero de 2010

En busca de la ilusión


No hay que sustituir la ilusión por esos pésimos actores secundarios: el positivismo o el conformismo. Hay que aceptar la realidad y a uno mismo con sus limitaciones, pero no hay que dejar de escuchar lo que nos dice el corazón, esas cosas que te hacen vibrar. Y cuando pierdes la ilusión, tienes que pararte e intentar recordar qué es lo que en algún momento te hizo vibrar y reconducir tu vida hacia eso. [...]

La ilusión no sólo es proyectarte hacia el futuro pensando que aquello que deseas algún día se hará realidad, sino alimentar el presente con ilusión. La ilusión no huye del presente, significa estar en tu camino, haciendo lo que tú quieres hacer. Tendemos a pensar que la ilusión es una huida del presente.[...]

¿Qué ejercicio propone para conseguir vivir ilusionado?

La conciencia, tomar conciencia cada día de cómo estás, de cómo te sientes y ser consciente de que tú eres algo más que eso que estás sintiendo. Tendemos a identificarnos con nuestras emociones, pero nosotros somos algo más que nuestras emociones, así que podemos transitar por ellas y decidir si queremos seguir estando tristes o cambiar


Josep López



No son pocas las ocasiones en que nos dejamos llevar por la cotidianeidad, en una suerte de cadenciosa rutina, repitiendo las mismas cosas, como autómatas, abandonandos a los mismos sentimientos, girando una y otra vez sobre idénticos pensamientos. Con la incómoda sensación de "haber perdido el Norte". Arrastrando, en definitiva, un día tras otro la desilusión.

Nos aconseja Josep Lopez que en estas circunstancias, volvamos la mirada hacia nuestro corazón, hasta averiguar qué es lo que nos hace vibrar y, una vez averiguado, que encaminemos nuestros pasos en su busqueda.

No es nada fácil la tarea que nos sugiere (casi siempre la teoría resulta sencilla, pero la práctica complicada) porque implica romper hábitos, enfrentarnos a presiones internas y externas, transformar pensamientos, plantarle cara a la adversidad; en definitiva, luchar y pelear para devolver la ilusión a nuestra vida.

Creo que, a pesar de las dificultades, a pesar de que en ocasiones pueda resultar una tarea titánica, merece la pena llevarla a cabo. Encontrar la meta que justifica nuestros esfuerzos y da sentido a nuestra vida; de lo contrario llegaremos al final de nuestros dias con la sensación de haber pasado por la vida sin haberla vivido siquiera o, peor aún, de haberla malgastado.

Una conversación entre amigos, un apetecible paseo, una tarde compartida...

10 comentarios:

emilio dijo...

Dar sentido a la vida, el inconformismo, volver la vista hacia el corazón...
La ilusión es posible, consiste mucho en amar a tu pareja, a la vida, a lo que nos rodea.

Un abrazo.

pluvisca dijo...

La ilusión es una palabra controvertida, aunque en tu escrito se entiende muy bien a que te refieres.

La verdad es que todos necesitamos desear algo para seguir el dia a dia

Para eso, antes, creo que hemos de estar bien con nuestro interior.

Un abrazo guapa

Azul. dijo...

La ilusión es necesaria como el aire, pero no siempre la sentimos! a veces, cuesta recuperarla. Cuesta hacer ese viaje hacia donde no se sabe, en busca de la ilusión perdida.
Mi ilusión juega al escondite a veces. Y yo me canso pronto de jugar.

Besos.

Reflexiones de Emibel dijo...

Qué complicado post para mí en este momento.
Soy una persona bastante positiva y con ilusiones pero las fuerzas externas nublan mi visión , fuerzas externas negativas que, aun queriendo luchar contra ellas, te van limando las fuerzas.
Las personas pasamos por fases y ésta pasará y volverá a resurgir mi persona con fuerza, ilusión y cañera que....así soy.
Besicos, vida.

En el silencio de mi habitación tengo que digerir tu entrada y reflexionar.

mErL dijo...

Si pierdes la ilusión eres una persona con pasaporte al país de la depresión.
La ilusión debe ser como un fuego lento de una chimenea que te calienta con la magía del criptar de la leña.
Un abrazo-

la gata dijo...

La ilusión muchas veces está escondida detrás del ajetreo dirio que nos obliga a cumplir con una serie de obligaciones que nos absorven sin dejarnos pensar más allá. Por eso, cuando nos paramos, nos escuchamos y relajamos, podemos volver a conectar con esas ilusiones que creíamos perdidas.
Besos

Anónimo dijo...

Siempre hay ilusiones por realizar,
cuando eres joven, hay muchas,
con los años, las ilusiones son menores
pero las hay.
Ilusión por un viaje, cena de amigos,
estrenar un vestido.
Vivo de ilusiones, porque estoy VIVA.
Un beso

Contrapunto dijo...

Siempre hay ilusiones por realizar,
cuando eres joven, hay muchas,
con los años, las ilusiones son menores
pero las hay.
Ilusión por un viaje, cena de amigos,
estrenar un vestido.
Vivo de ilusiones, porque estoy VIVA.
Un beso

Flautista de Neón dijo...

Este post me viene como anillo al dedo, ya que en este preciso instante de mi vida, una gran ilusión se ha roto en mil pedazos, dejando mi alma inmersa en una inevitable tristeza.

No es fácil, salir de esto, porque costó mucho llegar, y en un sólo segundo,..... todo quedó en nada. Se volatilizó para siempre.

Y cómo duele !!!!

Un abrazo cálido.

Carmen dijo...

También así lo creo yo, Emilio. El amor es la fuente de la que se nutre la ilusión; aunque a veces lo olvidemos.

Un beso.

Pluvisca,

Tienes razón, es difícil mantener la ilusión si no hay paz interior, si el caos dirige nuestros pensamientos.

Pero la fuerza interior necesita la ilusión para estar completa ¿no crees?

Un beso.

Azul,

Lo has definido muy bien.
La ilusión a veces se esconde muy bien y nos resulta difícil encontrarla. Lo bueno es que sabemos que tarde o temprano aparecerá, por eso no debemos dejar de buscarla porque es necesaria en este juego de la vida.

Un beso.

Emibel,

Siento que te encuentres en este trance.
Sí, a veces son conflictos o presiones internas las que hacen que desaparezca la ilusión. En otras ocasiones las causas vienen de fuera y nos resulta difícil controlarlas.
Pero, sea por una causa o por otra, no podemos(no debemos) dejarnos vencer, porque la ilusión de algún modo es como la corriente que nos empuja y nos allana el camino.

Pasará esta etapa y volveras a ser tu misma.

Un beso.

Merl,

Qué bonita metáfora.

Tienes toda la razón, en el fondo de la depresión subyace la ausencia de ilusión; por eso debemos luchar por recuperarla.

Un beso.

Gata,

Es verdad, a veces pensamos en "la ilusión", en mayúsculas, poniendola en un pedestal; sin darnos cuenta de que es más "de a pie", que está al lado, en esos pequeños placeres cotidianos. En ese sentirse a gusto con uno mismo y/o con lo que nos rodea.

Un beso.

Contrapunto,

También he reflexionado sobre ese punto.
De niños estamos cargados de ilusiones y poco a poco vamos perdiendo unas cuantas por el camino. Después llega una etapa en la que hay que hacer un esfuerzo por plantearse nuevas metas por las que merezca la pena el esfuerzo diario. A veces resulta complicado encontrarlas, pero cuando llegan lo hacen en torrente y otra vez la vida merece la pena.

Un beso.

Flautista,

¡Cuánto lo siento!

Causa mucha tristeza ver que has luchado por algo y no ha podido ser, pero hay que pasar página, porque ya forma parte del pasado.

Eres una persona muy positiva. Seguro que encuentras el lado bueno; puede ser una lección más de vida.
Y seguro que en el horizonte apareceran nuevas ilusiones.

Ánimo.

Un beso.