martes, 5 de enero de 2010

Y de nuevo llegó la Magia.


Cerraba con fuerza los ojos, bien apretados, más los nervios no me dejaban dormir. Llamaba desde mi cama a mi hermana por saber si estaba aún despierta o dormida ya, hasta que no llegó respuesta alguna, señal de que había conseguido el ansiado sueño. Estar dormida era la única condición.

Todo estaba en calma, salvo mi madre que, ajetreada en la cocina, tendía la ropa. Y de repente, ocurrió.
Oí clara y nitidamente cómo le decia a la vecina que ya estabamos dormidas y que, cuando acabase de tender la ropa, iba a ponernos los regalos de Reyes debajo del árbol. Fué el instante en el que la mágia calló y se hizo mil añicos.

Pasaron muchos años en los que seguia poniendo mis zapatos bajo el árbol con la ilusión de encontrar un regalo más o menos esperado, pero la mágia se habia esfumado.

Hasta que aparecieron mis hijos y con ellos llegó de nuevo.
Las primeras letras, casi garabatos aún, en la carta a los Reyes Magos, los zapatos limpios bajo el árbol, turrones y dulces para los Reyes y agua para sus camellos, el nerviosismo por ir pronto a la cama y no tardar demasiado en dormir, las primeras preguntas de madrugada por saber si habian llegado ya, la impaciencia y el salto al pasillo sin atreverse a entrar en el salón, asomar timidamente cogidos de la mano, los gritos emocionados, los requerimientos urgentes de la presencia de papá y mamá.Sorpresa. Alboroto. Alegría. Entusiasmo. Felicidad.¡¡¡ Mágia!!!


Como decía el antropólogo francés Claude Lévi-Strauss: “No mantenemos la creencia en Papá Noel(Reyes Magos) únicamente para engañar a nuestros hijos. Su fervor nos reconforta y nos ayuda a creer que un mundo de generosidad sin contrapartida no es absolutamente incompatible con la realidad”. Quizá con ellos volvemos a ser niños otra vez, a recordar que un día vivimos en un mundo feliz, donde la realidad no pone cortapisas a nuestros deseos,ni límites a nuestras fantasias.

Una noche más invocaré a la Magia, a la Ilusión o la Fantasia. Pondré mis relucientes zapatos bajo el árbol y esperaré nerviosa la llegada de sus Majestades Reales.

"Ya vienen los Reyes Magos"

10 comentarios:

Reflexiones de Emibel dijo...

Es bonita la magia cuando eres niño. Y es un chasco horrible cuando descubres que los Reyes Magos son los padres.
Yo lo descubrí rebuscando en el armario de mis padres, allá ,bien escondida, estaba la caja de los Juegos Reunidos Jeypper, que había pedido. Y era tan ignorante que, cuando llegaron mis padres, les dije alegremente: " ya lo sé, ya lo sé, los reyes son los padres".Juer qué guantazo me dió mi madre!!! Qué poca picardía la mía!!
Luego, como dices, disfruté con mi hijo; ahora ya mayor no es lo mismo, la magia no es tan mágica.

Tu entrada me hizo volver a mi niñez, me encantó.
Un beso, tesoro
Uysssss....que voy a poner mis zapatitos, a ver.... si me traen algo.

Carmen dijo...

La educación de antes si que era pedagógica y tolerante, dicho sea con toda la ironía del mundo.
Si te sirve de consuelo, yo descubrí "una caja con globos"...¡menudo capón! jajaja

Recuperaremos esa magia infantil con la llegada de los nietos, Emibel, seguro (Aunque aún no estemos en edad de ellos ¿verdad chiquilla?)

Me gusta que recordaras por un momento con agrado tu niñez, a pesar del guantazo (lo siento pero me ha hecho reir)

Tu pon los zapatos, yo creo que hay un Rey E. que dejará algo.

Un abrazo apretao.

pluvisca dijo...

Ayyy ayyy Carmencilla, los reyes, la comida para los camellos, la copilla de moscatel y los turrones para los reyes...los zapatos, incluidas las botas de agua...que ilusión teniamos mi hermano y yo joooo

Yo me enteré por una compalera de cole, se rompió algo, pero no he perdido la ilusión, es como un ritual magico.

Creo que hoy les pediré que me den fuerzas para lo del tabaco rebuffffffffffffff

Besines dulces

Lilas dijo...

Aún sabiendo que era mi madre la que dejaba los regalos, núnca perdí la ilusión. Y aún siendo mayor todavía abro los ojos y miró rápidamente en la mesita a ver si la magía de los reyes me han dejado algo....
Ahora mismo oigo la respiración de dormidos de mis hijos y en un rato sacaré de los escondrijos los regalos de este año. Cámara de video preparada para el asalto al salón de mañana...Cuanta alegría y que emoción verlos tan contentos.

emilio dijo...

Pero que dices??? Que si existen, que hoy los vi por la tele y a mi siempre me dejan algo.
Lo que pasa es que los reyes, como son magos no los vemos y se meten dentro de los papis, y les hacen dejar las cosas junto los zapatos... que sí... que la magia continua.

Un abrazo.

mErL dijo...

Noche de encanto.
Noche de magia.
Noche de ilusión.
Noche de ensueño.
Noche de nervios.
Noche de alegria.
Noche de lagrimas. ( emoción)

Gracias queridos Reyes Magos por hacer traer tanta felicidad a esta noche, por traer tanta ilusíon en caras inocentes, por ser una tradición tan española, muy nuestra nacida en mi tierra, cuando una año 1866 unos jovenes alcoyanos segun contaba el diario ECO de la ciudad en su epoca, comenzaron a desfilair por las calles aloci, desde ahi esta tradición comenzó a ser muy nuestra, española, sin ser importada, esta bendita tradición nacio un valle industrial conocido hoy como el valle del juguete, durante todo el año vivia pendiente de esta magica noche.
Noche de ilusión.
GRACIAS A ELLOS.
SSMM DE ORIENTE.

Carmen un bello relato cargado de emoción, ilusión sobre todo dulzura que es lo he notado.
Un abrazo.

Carmen dijo...

Pluvisca,

No sé yo si te van a poder ayudar con lo del tabaco. Me parece que esa mágia solo la puedes hacer tu.

¿Por qué será que recordamos ese momento casi todo el mundo?

Un abrazo, guapa.


Bienvenida, Lilas. Me gusta encontrarte por este rinconcito.
Me has relatado una escena que viví muchos años, cuando mis niños eran pequeños. Gracias a esos videos puedo revivir con más intensidad esos momentos.
Deseo que al abrir tus ojos esta mañana encontraras bonitos regalos.

Un abrazo apretao.

Ainssssssssss Emilio que todavia guardas en ti el niñito inocente.
Sí, tienes toda la razón, queremos madurar dejando fuera la fantasia
¡ Seremos burros!
Ya le decia yo a Emibel que tenia un Rey Emilio a su lado. Seguro que aunque no lleves el atuendo por fuera, el espiritu lo llevas.

Oye, que para otro año, que sepas que soy buena gente y me porto bien.

Besos.

Merl,

Me encanta que nos cuentes estas cosas. Se vé que lo vives.
Tienes la suerte de vivir y trabajar en una de las zonas y en uno de los trabajos más bellos. Creador de ilusiones.

Un abrazo.

Asturiela dijo...

que hermoso que escribis.
pero no me vengas a romper el corazón diciendo que los reyes "no existen" :P
la verdadera magia esta dentro de nosotros. no necesitamos buscarla fuera. dale?

Asturiela dijo...

te sigo. y te invito a mi mundo. me seguis?

Tita dijo...

¡Ay, qué desilusión ¿verdad?! A mí me lo tuvo que contar mi madre antes de que me bajaran del burro en el colegio "de los grandes", pero enseguida me implicaron en "engañar" a mi hermana.

Hacer los reyes, aún de mayores, nunca sabiendo quién compró qué, dejandolos para el día siguiente es magia....

Me sigue emocionando mucho ver como todos se implican en "la gran mentira" por ver esas caras con la boca abierta

Me encanta. Siempre recordaré el primer año de reyes en que mi hija fue consciente, ¡cómo temblaba!

Totalmente de acuerdo con Levi Strauss...tenemos que creer