jueves, 3 de junio de 2010

Todos necesitamos cariño


La fuente del amor está en lo profundo de nosotros y podemos ayudar a otros a sentirse felices. Una palabra, una acción o un pensamiento pueden reducir el sufrimiento de otra persona y traerle alegría. Una palabra puede aportar comodidad y confianza, destruir la duda, ayudar a alguien a evitar un error, reconciliar un conflicto o abrir la puerta a la liberación. Una acción puede salvar la vida de la persona o ayudarle a aprovechar una oportunidad única.

Thich Naht Hanh


Estamos muy faltos de amor y de cariño.

Seres solitarios, cada cual vagando en sus pensamientos, nadando en sus nostalgias, vagabundeando en las tristezas. Gentes ávidas de abrazos, de afectos compartidos, de palabras generosas.

Gentes educadas para ser fuertes, independientes emocionalmente; controladas en sus emociones. Para llorar en silencio y en soledad.

Pero tan solo hace falta dar un poco de amabilidad, regalar una sonrisa u ofrecer una pizca de afecto y atención, para que la gente abra sus corazones de par en par.

Y es que como dijo el
Dalai Lama

Al principio de nuestra vida, y una vez más cuando envejecemos, nos hacen falta la ayuda y el cariño de los demás. Desgraciadamente, entre estos dos periodos de nuestra vida, durante el tiempo en el que somos fuertes y capaces de cuidar de nosotros mismos, descuidamos el valioso cultivo del cariño y de la compasión. Puesto que nuestra propia vida comienza y termina con necesidad de afecto, ¿no sería mejor que practicásemos la compasión y el amor hacia los demás mientras somos fuertes y capaces?


.

19 comentarios:

Reflexiones de Emibel dijo...

Puedo presumir de sentirme querida por mi familia, mis amigos y mis compañeros de trabajo, hasta me siento querida por personas maravillosas que no conozco personalmente.
Y sentir cariño es imprescindible para mí, es mi motor, mi oxígeno.
Por supuesto que también me gusta dar cariño, cuidarlo y cultivarlo.
Lo de la compasión, tal como entiendo la palabra, ya no me gusta, ni sentirla ni que la sientan por mí.
Tengo que reconocer que mi cariño ó mi fibra se siente más tocada con los animales, ancianos y bebés, quizás los más desvalidos.
Te envío todo mi cariño.
Felicidades por tu entrada.

anjali dijo...

Comparto totalmente la opinión de Thich Naht Hanh respecto al amor.
Me siento querida, por mi familia, por mis amigos, por el universo y todo cuanto en el vibra y por ello siento que todo forma parte de mi y es mi familia a la que amo y trato con el mismo cariño y me gusta ir por el mundo repartiendo a la gente sonrisas de amor, y confianza y respeto y amabilidad.
Este donde este, me siento entre amigos y trato a todos con cordialidad. Y soy atenta y solicita e intento ayudar a quien puedo, aunque sean personas desconocidas. Porque por el simple hecho de ser ciudadanos del mundo, para mi ya son mi familia.
Es un poco más complicado.....
Un abrazo

pluvisca dijo...

Yo no creo demasiado en el amor, me refiero en el amor de los humanos, creo que tan solo funcionamos por necesidad y por intercambio.

Existe el amor, por supuesto, pero muy pocos lo saborean, muy poquitos concoen que es dar y recibir amor

Un abrazo Carmen

pluvisca dijo...

Se me olvidaba, me encanta la foto!!!

emilio dijo...

El cariño nace de la necesidad de tenerlo más que de darlo... y eso es lo triste.
Soy excéptico en ese sentimiento. Solo lo reconozco en las personas del entorno más próximo. Fuera de él veo que la vida se rige más por el interés y lo material... es triste pero lo veo así.
De todos modos, creo en el amor.

Un abrazo.

Flautista de Neón dijo...

Yo, sencillamente, resumo en una frase:

"Hacer a los demás lo que quisiera que hiciesen conmigo".

Sólo es cuestión de hacer las cosas con actitud positiva, esbozando una sonrisa.

Un abrazo cálido.

Anónimo dijo...

El cariño es el pilar fundamental entre una madre y un hijo recién nacido, que con el paso de los años es mutuo,si falla en uno de los dos,el niño esta perdido...es decir el cariño es todo en nuestra vida.
Un abrazo.
Merl

Carmen dijo...

Me alegra saber Emibel que te sientes querida.
Ya sabes, nadie da nada a cambio de nada; señal de que repartes cariño al menos en la misma proporción en la que lo recibes.

Sentimos inclinación por los más desfavorecidos, pero ¿no crees que todos, sin excepción, necesitamos en muchas ocasiones muestras de cariño y de afecto? Muchas "murallas" son meras apariencias.


Buen fin de semana

Carmen dijo...

Anjali,

Dicen que se recoge lo que se siembra. Si siembras amor y respeto por los demás, se supone que has de recoger lo mismo; al menos en tu entorno.
Aunque, la verdad, no creo que toda la Humanidad nos consideremos una gran familia. Demasiado egoismo, demasiada insolidaridad, demasiados odios y rencores.

Buen fin de semana

Carmen dijo...

Lo que me ha llevado a publicar esta entrada, Pluvisca, es la misma reflexión que la que tu haces.

Tenemos el amor justito para los nuestros y poco más.
Sí acaso nos dejamos "impresionar" por determinados sucesos y actuamos movidos más por la inercia de los otros que por iniciativa propia.

Buen fin de semana.

Carmen dijo...

Emilio,

Me asomo a los informativos y me reitero en la falta de cariño.
Rencores ancestrales, odios entre pueblos, guerras sin piedad...¿Dónde está el cariño, la ternura, el afecto...el amor?
Y aún así, como tu, creo en el amor. Necesito amar para ser amada.

Buen fin de semana.

Carmen dijo...

Flautista,

Cuando tengo dudas ante una persona o situación, siempre pienso en esa frase. Hacer lo que quisiera que hicieran conmigo.
Pero eso solo se queda en el ámbito casero y yo quiero sentirme querida por aquellos con los que me cruzo a diario.
No me gusta que me den un empujón en el metro para coger un asiento antes que yo, ni que me respondan con un bufído en una ventanilla, ni que se olviden de darme un "gracias" o regalarme una sonrisa cuando yo se la regalo...

Buen fin de semana

Carmen dijo...

Merl,

El primer amor lo recibimos de nuestra madre, ella crea nuestros cimientos.

Hay hijos que, con el tiempo, se olvidan y hasta las olvidan.

Y, aunque más raro, también hay madres que se olvidan de que un día enseñaron a amar.

Buen fin de semana.

anjali dijo...

Carmen , cuando hablaba del amor de toda la Humanidad, no solo me refería a las personas, sino a las plantas, animales,incluso a las rocas, a los astros y mucho más. Me da la impresión de que tu y yo tenemos creencias distintas y por ello también entendemos (o vemos) las cosas de distinta manera, pero te aseguro que funciona.
Incluso con las personas, no a nivel general, pero si a nivel privado. Si vas por la vida con una sonrisa y eres atento y amistoso, incluso los extraños se comportan contigo del mismo modo. Te encuentras gente desconocida que se ofrece para ayudarte en cualquier lugar.
Un abrazo.

Contrapunto dijo...

Todos desde que nacemos necesitamos ser amados.

Yo creo que el ser humano es egoista por naturaleza, queremos al entorno mas cercano, familia, amigos intimos, a los demás por pura conveniencia.

Un abrazo con cariño

Carmen dijo...

Anjali,

Es cierto, uno se comprende mejor con los demás si utiliza el respeto y habla con una sonrisa en los labios; al menos, casi siempre.

Me gusta tu visión de la Humanidad como una gran familia que se relaciona desde el amor.

Por desgracia los informativos cada día nos ofrecen una visión totalmente diferente.

No quiero situarme en un extremo ni en otro; prefiero adoptar una perspectiva intermedia y desde ella repartir y recibir cariño.

Un beso fuerte.

Carmen dijo...

Contrapunto,

Los bebes que nacen y viven en entornos carentes de amor se desarrollan con esa "minusvalia".
El amor es una de las vitaminas más necesarias.

Sí, damos y recibimos cariño de nuestro entorno más próximo y hasta del muy lejano, como se demuestra en las grandes catástrofes. Pero nos olvidamos de esa gente que está en el entorno "medio"; apenas nos preocupan sus carencias, de todo tipo.

Un fuerte abrazo.

Chela dijo...

El amor, el afecto, el cariño, son imprescindibles para vivir.

A veces decaemos cuando pensamos que no nos quieren, si nos faltan pruebas de afecto...

No es suficiente con querer, hay que demostrarlo, hay que decirlo.

Cuando perdemos un amigo, un familiar, muchas veces tomamos conciencia de que no le hemos dicho suficientes veces los sentimientos que nos inspiraba.

Creo que tendriamos que demostrar más los afectos y los sentimientos, sobre todo con aquellas personas que por diversas circunstancias viven en soledad.

Carmen dijo...

Bienvenida Chela,

Has resumido a la perfección lo que pretendo comunicar con esta entrada.

No es suficiente con querer, hay que demostrarlo. ¿ Por qué nos mostramos en tantas ocasiones, incapaces de hacerlo?

Saludos