viernes, 7 de enero de 2011

Sin un propósito concreto


No hay propósitos para este año. No hay un antes y un después del 2011. No hay una meta concreta y todo un año por delante para conseguirla.

Reconozco que movida por ese torrente de buenas intenciones en los que nos surmerge "el espíritu navideño" he hecho balance anual y he sacado algunas conclusiones cuanto menos interesantes a cerca de mi vida y de los que me rodean. Diría yo que la balanza está equilibrada en general, algunas partidas salen deudoras y otras con beneficios, lo que hace que el computo general se mantenga.

No me apetece hacer una lista de buenos propósitos nacidos de la ilusión, pero que a lo largo del año cuesta llevar a cabo y crean presiones emocionales. Bastantes presiones hay ya, para crear otras voluntariamente.

Prefiero dejarme fluir por la vida, saboreando lo inesperado (si es que es para saborearlo) y resolviendo los problemas que vayan saliendo al paso.


El único ingrediente con que trataré de aliñar este año, es la disposición optimista. Trataré de ver el lado bueno (o menos malo) de cuanto acontezca, tanto en mi entorno, como en mi vida personal.


Porque como dijo CHARLES M. SCHULZ ( Charlie Brown)


"Mi vida no tiene propósito, ni dirección, ni finalidad, ni significado y a pesar de todo soy feliz. No lo puedo comprender. ¿Qué estaré haciendo bien?"

.

7 comentarios:

Contrapunto dijo...

Mi único propósito es el de tomar las cosas como vienen, vivir en armonía conmigo misma y con los demás, y procurar ser lo mas feliz posible.
¡¡ Feliz 2011 !!

pluvisca dijo...

Pues eso, a perder el control ( un poquito!!!)

Yo no he hecho propósitos, porque si no los cumplo, luego me cabreo...

me dejaré fluir como tu y espero no acabar en el pozo..

Un abrazo

Tita dijo...

Ole, ¡di que sí! lo comparto al cien por cien. Alegría, ilusión, y la mínima preocupación

¡Muac!

Carmen dijo...

Ese es un gran propósito, Contrapunto. Deseo que lo logres.

Un fuerte abrazo

Carmen dijo...

¿Me pides descontrol? :O

Pues eso, que ojalá no acabemos en el pozo con tanto fluir.

Un fuerte abrazo

Carmen dijo...

Alegría, ilusión y la mínima preocupación. Eso son tres propósitos en mayúsculas.

Preocupaciones se de antemano que no me van a faltar, pero espero saber sobrellevarlas con un poquito de alegría y la ilusión al fondo.

Ainssssss ¡qué poquito te falta!

Un fuerte abrazo, reina

Maria dijo...

Mi meta este año es algo que parece muy simple pero que a mi me cuesta muchísimo:vivir el momento presente,sin que las preocupaciones y los temores por el futuro me impidan ser feliz hoy.
Cada dia busco en los pequeños detalles de mi vida sencilla alcanzar esa dicha. Hay dias que lo consigo, otros en cambio me resulta imposible percibirla en mi interior ante la visión de tanto sufrimiento,injusticia y tanto despropósito como nos rodea.
Sin embargo, cada dia vuelvo a intentarlo de nuevo, amanece una nueva oportunidad de ser feliz.
Un abrazo.