domingo, 16 de enero de 2011

Reflexiones de una tarde de domingo


¡Qué curioso!

La vida a veces nos arrastra a lugares y situaciones que jamás hubiéramos imaginado o proyectado.
No digo que sean escenarios buenos o malos, sino inesperados. Es como si en el gran teatro de la vida te dieran un papel para el que no estas o no crees estar preparado y con escaso tiempo para memorizar el guión. Sales a escena, recurres a todas tus herramientas e improvisas. Puede que hagas una magnífica escena y que se convierta, como por arte de magia, en el papel de tu vida o puede que salgas abochornado y hundido en el fracaso y lo peor, con miedo a la próxima escena.

También puede que encuentres buenos compañeros de reparto que te ayuden a sacar lo mejor de ti mismo o puede que encuentres a aquellos que te ponen la zancadilla para que ruedes por el escenario e incluso aquellos que, como tu, improvisan.

Y mientras estás sobre las tablas te vas modelando, acoplando a los demás o haciendo que se acoplen a tu ritmo, poniendo y quitándote atuendos y máscaras según convenga a la escena; riendo, llorando, observando, aprendiendo... y al final, ¿somos los protagonistas de nuestras vidas y los únicos responsables de ellas o llevamos a cabo el guión que nos ha tocado, aunque nuestras improvisaciones puedan darle un toque diferente?

A veces no sé que pensar.


.

11 comentarios:

Tita dijo...

¿Qué tal un poco de todo?

Estás misteriosa....un abrazo apretaito, Carmen.

pluvisca dijo...

Somos los responsables de nuestra actuación, lo malo es, como dice Kundela, que no nos dejan repetir, no hay ensayo general...

Además, creo que pasamos por todos los papeles, desde ser el protagonista a solo salir de figurante...lo malo es querer ser siempre el primer actor...


Ya sabes Carmen, "la vida es una ópera bufa" o como dice mi amiga, "un tango"
un abrazo grande

Contrapunto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Contrapunto dijo...

Yo hubiese deseado ser una Diva y triunfar interpretando el papel de hija, hermana, enamorada, madre, amiga, en la ópera de la vida.
pero solo soy una aficionada que canta como sabe y baja las escaleras como puede
Un abrazo

Azul. dijo...

Pues no lo sé Carmen. Aunque muchas de la situaciones nos vienen asi, sin pedirlas ni buscarlas. Y luego intentar hacer el mejor papel para salir adelante.

Un abrazo.

Carmen dijo...

Tienes razón Tita, tal vez sea un poco de todo. Unas veces vivimos lo que nos gusta y otras lo que nos tocas.

¿Misteriosa? Aqui solo podemos contar un poco de todo y un mucho de nada.

Apretaitos y besos a mis niñas.

Carmen dijo...

Pluvisca, estoy de acuerdo en que somos los únicos responsables de nuestra vida, porque tenemos la opción de elegir.

¿Primer actor? Siempre seremos el primer actor de nuestra vida, otra cosa es que lo seamos de la VIDA. Ahí lo tenemos difícil.

Un cálido abrazo

Carmen dijo...

Ser diva permanentemente exige mucho, Contrapunto. Mucho a uno mismo y a los demás. Yo jamás lo he pretendido.
Tan solo trato de ser yo misma en todas las circunstancias, aunque alguna que otra vez no lo consiga.

Un fuerte abrazo

Carmen dijo...

"Hacer el mejor papel para salir adelante". Eso es, Azul.
A veces hay que interpretar un papel para salir adelate, aunque sea el peor reparto que te podrian haber ofrecido.

Un fuerte abrazo

Pilar dijo...

Pues ni somos ni dejamos de ser protagonistas, directors y guionistas de nuestra propia vida, pero cuando se establece un dialogo, se cruzan dos películas.
Un saludo

Carmen dijo...

Así es, Pilar, a lo largo de una vida somos un poco de todo, pero lo más importante es que no sea un monólogo, sino una obra con muchos actores.

Un beso