domingo, 6 de febrero de 2011

Después de un tiempo, uno aprende


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma,
y uno aprende que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad y uno empieza a aprender…

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos
y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.
Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende… y con cada día uno aprende.


Jorge Luís Borges 

Y uno aprende a distinguir lo fundamental, lo indispensable para la vida de todo lo demás
Y uno aprende que no puede amar sin haberse amado antes
Y uno aprende a dar sin esperar, porque la generosidad no entiende de reciprocidad
Y uno aprende que la lucha nunca acaba, que avanzar requiere esfuerzo
Y uno aprende lo que uno es y lo que no es
Y  uno aprende a renunciar sin sentir  fracaso
Y uno aprende que la vida es muy corta y hay que vivirla
Y uno aprende a vivir, porque el tiempo se escapa como la fina arena entre los dedos


8 comentarios:

Tita dijo...

Tú lo has dicho, como arena entre los dedos se nos escapa la vida, si no estamos pendientes de apretar el puño todo el rato para apreciar bien todas las texturas

¡Abrazos apretaos de domingo!!

Toni dijo...

El verdadero éxito de aprender es conseguir ir toda la vida de fracaso en fracaso...sin desesperarse.
Magnífico post!

Salu2

Carmen dijo...

Tita, ahora que tienes fuerzas aprieta el puño todo lo que puedas y retén el tiempo. No sé como la arena siempre conguise colarse.

Un abrazo apretao y un beso a las princesas.

Carmen dijo...

¡Hombre no todo van a ser fracasos!

A veces llegamos al éxito a través de un fracaso. Todo vale para aprender.

Un beso

pluvisca dijo...

Estoy con Tita, se escapa como arena entre los dedos...pero seguimos aferrados a pequeñas cosas que nos dañan y no nos dejan fluir...aprendemos tarde y mal...`pero ...más vale tarde que nunca ¿verdad?

Un abrazo guapisima

Carmen dijo...

Hay que soltar lastre y dejar que la vida continue, pero en ocasiones resulta muy difícil y complicado no aferrarse a pequeñas cosas, como tu dices Pluvisca o a personas o a situaciones.

Mas vale aprender, aunque sea tarde y mal, que seguir errando.

Un fuerte abrazo

Sneyder dijo...

…y uno aprende que la vida es muy corta y hay que vivirla.
Y uno aprende a vivir, porque el tiempo se escapa como la fina arena entre los dedos… aprendamos a valorar, sentir, amar, para retener esos momentos.

Maravillosa entrada
Un abrazo

Pilar dijo...

Y uno aprende a vivir y la vida se abre como una flor fragante y hermosa.
Preciosa reflexión