miércoles, 4 de julio de 2012

Despertar


Hay personas con quienes pasamos gran parte de la vida y que no aportan nada. No te iluminan , no te nutren, no te dan impulso alguno. Puede uno dar gracias de que no te destruyan a fuego lento colgándose de tu cuello y chupándote la sangre.
Y después...
Están los que uno se cruza, los que apenas conocemos, los que te dicen una palabra, una frase, te conceden un minuto, media hora, y cambian el curso de tu vida. No esperabas nada de ellos, apenas les conocías, y llegabas, completamente despreocupado, o despreocupada, a la cita y sin embargo, cuando te despides de ellos, de esas personas asombrosas, descubres que han abierto una puerta dentro de ti, que han activado un paracaídas, iniciando ese maravilloso movimiento que es el deseo, movimiento que te llevará más allá de ti mismo y te asombrará. Dejarás de ser irrisorio para siempre, bailarás sobre la acera lanzando destellos y tus manos rozarán el cielo...

Fuente: "Las ardillas de Central Park están tristes" Katherine Pancol


No se por qué este texto me ha recordado el cuento de "La bella durmiente" .  Y es que a veces un simple "beso" tiene el poder de depertar al durmiente de su  largo letargo y mostrarle nuevos horizontes.

.

2 comentarios:

pluvisca dijo...

Que cierto es eso, hay personas que te hunden en el barro y otras, a veces, con una mirada te hacen resugir...lástima que haya pocas pero vale la pena creer que las hay, yo conozoco alguna y es una gozada estar a su lado

No es de extrañar que pensaras en la bella durmiente porque es como un despertar...

Un abrazo guapa

Isabel Cintrano dijo...

Tienes toda la razón, pero afortunada mente, siempre hay alguien bueno a nuestro lado, saludos,
cocinando con cintro. :-))