miércoles, 1 de julio de 2009

Cada cosa a su tiempo




«Todas las cosas tienen su tiempo y hay un momento para cada una de ellas bajo el cielo»
Un tiempo para nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado; un tiempo para matar y un tiempo para sanar, un tiempo para demoler y un tiempo para edificar; un tiempo para llorar y un tiempo para reír, un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar; un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas, un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse; un tiempo para buscar y un tiempo para perder, un tiempo para guardar y un tiempo para tirar; un tiempo para rasgar y un tiempo para coser, un tiempo para callar y un tiempo para hablar; un tiempo para amar y un tiempo para odiar, un tiempo de guerra y un tiempo de paz.
Eclesiastes 3, 1-11


Hay un tiempo para cada cosa, pero ¿ qué sucede cuando nos anticipamos a los acontecimientos o por el contrario, dejamos pasar "ese tiempo" pensando que otro, tal vez mejor, llegará?

¿Qué sucede cuando las oportunidades no se aprovechan o ,quizás por falta de madurez, no somos capaces de percibirlas?

Hay tiempos que es mejor no retomarlos, aunque no los hayamos vivido; dejarlos pasar , sin nostalgias, sin remordimientos, sin rabia, porque corremos el riesgo de que nos lastren y no impidan avanzar , que no nos dejen percibir la importancia del momento presente.


Pero también hay un tiempo que sí podemos retomar, siempre que seamos conscientes de que lo viviremos de otro modo; porque nosotros ya no somos los mismos.

.

3 comentarios:

Flautista de Neón dijo...

Siempre digo que cada cosa tiene su tiempo.

Y a veces he visto que he dejado pasar oportunidades únicas.

Pero, sabes?, la vida hay que vivirla a cada instante, ya que nunca sabemos lo que el destino nos tiene preparado para mañana.

Vivir la vida, y disfrutar de las cosas que nos ofrece en cada momento.

Un abrazo.

pluvisca dijo...

Pues si, ojala fueramos capaces de actuar asi, pero muchas veces, sólo perdemos el tiempo en lamentaciones, no utilizamos la energía para cambiar y poder retomar nuestra vida desde otra perspectiva

¡¡¡Es que somos muu muu burros los humanos!!!

Un abrazo Carmen

Carmen dijo...

Pienso que hemos de tomar conciencia y aceptar que hay momentos que pasaron para no volver.
Pero también hemos de valorar si aún podemos retomar algunos otros; sin miedos, ni complejos . Por ejemplo, hay personas que en su día , por circunstancias personales, no pudieron estudiar . Si mantienen el interés, siempre pueden encontrar "su" tiempo.

Gracias por vuestros comentarios.

Un beso, chic@s