domingo, 26 de julio de 2009

Andropausia y Menopausia : Procesos naturales


Menopausia y andropausia son periodos de crisis,como cualquier otro tiempo de tránsito de una etapa a otra del ciclo vital.

Durante muchos años se ha hablado casi exclusivamente de la menopausia, como si el declinar hormonal fuese solo cosa de mujeres y no afectase al género masculino.

La andropausia

Se conoce también como Síndrome de Adam, que no es ninguna referencia bíblica sino las siglas de Androgen Deficiency Aging Male y que se podría traducir como Andrógeno Deficiencia de la Ancianidad Masculina.

Se produce una significativa disminución en la producción de testosterona, hormona masculina; sobre todo a partir de los 60 años.
Además de un declive gradual de todas las funciones fisiológicas del hombre, desde las cognitivas hasta las físicas:

Entre los 55 y los 60 años, los hombres comienzan a sentir que su capacidad de concentración y memoria disminuyen.
Perdida de fuerza muscular.
Como ocurre en las mujeres, se produce un incremento de la grasa y cambia la distribución de la misma en el cuerpo.
La masa ósea se reduce y puede aparecer la osteoporosis.
Descienden tanto el interés sexual (o libido) como la potencia sexual.
Se pueden producir alteraciones en el ritmo de sueño.
Se registran cambios en el carácter, surgen depresiones de mayor o menor severidad, se pierde el interés por las cosas y se suceden cambios emotivos y del estado de ánimo de forma inopinada.


La andropausia no es ninguna enfermedad ni estigma, es un proceso fisiológico como lo es la menopausia y el climaterio en la mujer.

La aparición de síntomas como decaimiento, disfunción eréctil, pérdida de interés por el sexo, tristeza, etc. en un hombre adulto de más de 55-60 años, ha de hacer pensar en ella y ser motivo suficiente para acudir al médico en busca de la ayuda necesaria para superar la situación.


La terapia hormonal sustitutiva masculina no está muy extendida, al contrario de lo que ocurre entre las mujeres, que cada vez recurren más a esta clase de terapia.
Hoy, el tratamiento masculino se realiza mediante testosterona. En España sólo se comercializa como inyectable intramuscular que se absorbe lentamente, por lo que se administra cada 2-3 semanas


La menopausia



En esta etapa, un 80% de mujeres experimenta algún cambio físico o emocional; no todas las mujeres presentan los mismos síntomas y no siempre es necesario seguir un tratamiento médico. Los expertos aseguran que lo más importante es conocer las manifestaciones propias de este proceso y adquirir hábitos de vida más saludables para aumentar el nivel de bienestar durante el último tercio de vida.

Los ovarios disminuyen su producción de hormonas, principalmente estrógenos, andrógenos y progesterona. Para hablar de menopausia han de transcurrir doce meses sin periodo menstrual. Antes de que desaparezca por completo la regla, se pueden producir desajustes en los ciclos, se trata de la premenopausia. La etapa posterior a la desaparición de la menstruación es la posmenopausia. El conjunto de estas tres fases es lo que los médicos llaman climaterio.

El CIM (Centro de Información de la Menopausia )expone cuáles son los síntomas más conocidos de la menopausia:

Los sofocos: Es una sensación repentina de calor en la cara, cuello, pecho y espalda, que produce un enrojecimiento transitorio de la piel. La duración media es de dos minutos y pueden ir acompañados de sudoración y frío.

Atrofia vaginal: Disminuye la lubricación y elasticidad vaginal, produciendo una sensación de escozor, tirantez o sequedad. Como consecuencia, las relaciones sexuales pueden ser dolorosas y existe mayor facilidad para tener infecciones vaginales.

Alteraciones de uretra y vejiga: Dolor al orinar, incontinencia urinaria, micciones continuas y aumento en la frecuencia de infecciones urinarias y cistitis.

Cambios psicológicos: Los más inmediatos y conocidos son los cambios de humor, irritabilidad, ansiedad, depresión, cansancio y alteraciones del sueño.

Alteraciones de la piel: La pérdida de hormonas conduce a un estado de envejecimiento cutáneo, por lo que en la piel se pueden apreciar síntomas de adelgazamiento, sequedad, pérdida de elasticidad, pigmentaciones, arrugas y manchas.

Osteoporosis: Es una enfermedad en la que la calidad y la densidad mineral del hueso se deterioran progresivamente, llevando a la debilidad del esqueleto y al aumento del riesgo de fracturas, las más frecuentes en la columna vertebral, muñeca, cadera y pelvis.

Cuando los síntomas de la menopausia son de baja intensidad o no molestan a la mujer no es necesario seguir un tratamiento hormonal.

Si los síntomas de la menopausia impiden a la mujer llevar una vida normal, puede someterse a una terapia hormonal sustitutiva (THS), con el fin de reemplazar las hormonas que antes producían los ovarios

También existen tratamientos alternativos no hormonales para combatir los síntomas de la menopausia:

Los fitoestrógenos: Son sustancias de origen vegetal que están presentes en el grano de la soja, un componente básico de la dieta oriental. Se sabe que la mujer oriental presenta una menor incidencia de sofocos, de cáncer de mama y de enfermedades cardiovasculares.

Tratamientos de vitamina D y calcio: La primera permite la absorción del calcio a través del intestino y su incorporación a los huesos, para combatir la osteoporosis


.

7 comentarios:

Flautista de Neón dijo...

No hay nada que no tenga remedio, en cuanto a la andropausia y la menopausia se refiere.

Con este artículo, me has aclarado un par de dudas que tenía.

Y creo que el secreto está en saber ACEPTAR este estado, y vivir con ello, con sabiduría, con sencillez, con positivismo, y especialmente, con responsabilidad.

Es un lugar sin retorno, que invita a la madurez. Y podemos hacerlo realmente agradable.

Un artículo muy bien resumido y aclarador.

Un abrazo, Carmen.

Carmen dijo...

Lo mejor es informarse y saber qué sintomas podemos tener, que no quiere decir que los tengamos, al menos no todos.
También es interesante saber qué cuidados preventivos debemos adoptar, y en caso de necesitarlo, el tratamiento que más nos interese.

Es un proceso que llega, queramos o no, y encima nos avisa con mucho tiempo de antelación ¿Cómo no aceptarlo?

Si pretendemos vivir una larga vida, no queda otra que pasar por la menopausia o por la andropausia.

Me alegra, Flautista, que hayas encontrado el texto de tu interés.

Un abrazo.

Tita dijo...

Yo como el flautista, también pienso que la actitud, la aceptación son básicos para hacer estas transiciones por la vida, además de la información,claro. Pero con cuidado siempre de no "criminalizar" o patologizar procesos completamente naturales y normales (como la enfermedad de la adolescencia, por ejemplo jajaja)

Oye, una verdadera putada lo de la elasticidad vaginal ¿no? Justo cuando ya no tendrías que preocuparte por embarazos no deseados, cuando empieza lo BUENO con mayúsculas, va el aparato ¿y se atrofia? ¿No será por falta de uso?

Besos

mErL dijo...

En esta vida hay que preparase que todo lo que empieza se acaba, en mi caso cuando llegue andropausia espero estar preparado mentalmente para ese proceso natural de los seres vivos, quizás comience a ver la vida sexual desde otra perpestiva donde la ternura, el cariño salen reforzados de parejas que toda la vida se amaron y comprendieron los procesos vitales de la vida.

Un abrazo.

Carmen dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Tita, no conviene patologizar lo que es natural. Además la "sintomatologia" en estos casos es orientativa, aunque nunca está demás estar informados y si es posible prevenir.

En cuanto a lo de la eslasticidad ... claro, mujer, hay que tener los músculos bien entrenados jajaja ¡¡¡ Qué mala eres !!!

Merl,

Es verdad, puede que se pierda frecuencia ( la edad no perdona), pero , si la actitud es buena, puede ganarse en calidad.

Besos.

pluvisca dijo...

Habla una entendida...no hay que patologizar, pero que hay sintomas, si los hay, y cambios hormonales a tope...yo la tuve llevadera, salvo por los sofocones...bufff, a partir de entonces, casi nunca tengo frio y eso que antes era una friolera rematada...¡¡¡menos da una piedra!!!

Carmencilla, muy buen artículo, un abrazo

Carmen dijo...

¡ Qué me vas a contar de calores, Pluvisca ! Estoy en plena canícula
Por lo demás, como una rosa jajaja

Besos