domingo, 3 de abril de 2011

La relatividad de la vida


Cuando una pareja de enamorados se sientan juntos en el césped durante una hora les parece un minuto. Pero que se sienten en un horno caliente durante un minuto... les parecerá más de una hora. Esto es la relatividad.  
Albert Einstein, cita en su obituario, The New York Times (19 de Abril de 1955)

Y es que todo en la vida es relativo o, como diría el asturiano Ramón de Campoamor, "todo depende  del  color del cristal con que se mira"

Podemos estar delante de los mismos hechos y acontecimientos, pero cada uno de nosotros los enfocaremos, percibiremos y catalogaremos según las emociones que nos provocan  y según nuestras experiencias personales previas.

  Por más que se empeñen algun@s dogmáticos, nada en la vida es absoluto o exacto, más bien todo es cambiante y relativo. Si tuvieramos claro este concepto, nos comprenderiamos mucho mejor y no se cometerian tantas atrocidades por la defensa de unos ideales, de unos símbolos, de una religión ...


.

3 comentarios:

Tita dijo...

Totalmente de acuerdo, y es que es imprescindible, en cualquier comunicación, recordar que el otro es humano, y nosotros también, claro, y que si no hay dos caras iguales, tampoco dos interpretaciones...todo es relativo porque no hay ningún punto fijo en el universo desde el que mirar, ni verdad absoluta.

Abrazos

pluvisca dijo...

¡¡¡Y tanto!!!

Pero todos vamos detras del santo grial y solo el nuestro es el verdadero...

No somos capaces de relativizar, porque eso nos hace tambalear, necesitamos contorlar y para ello, hay que engancharse a algo fijo...

Los humanos Carmen, somos seres inmaduros y miedosos y a mas miedo, mas intransigencia...

Un abrazo preciosa

FAYNA dijo...

Coincido al 100%. Entre el blanco y el negro existe una gama preciosa de grises.
Lo que para unos es absoluto, para otros es muy relativo.

Un saludo desde las islas Canarias.