miércoles, 21 de enero de 2009

La importancia de reirse




Verdaderamente es una pena darse cuenta de que conforme cumplimos años y se nos supone más sabios (¿?), perdemos la espontaneidad de dejarnos llevar por la risa, de buscar la carcajada o de encontrar la parte cómica a las situaciones. Por eso, hay veces que conviene aprender a reír, o a recordar cómo se reía.

Unos cuantos datos de interés sobre esta función:

Estudios científicos descubrieron que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír. En lógica relación con esta evidencia, en los últimos lustros se ha afianzado la risa como terapia.

Cuando reímos, el cerebro emite una información necesaria para activar la segregación de endorfinas, específicamente las encefalinas. Estas sustancias, que poseen unas propiedades similares a las de la morfina, tienen la capacidad de aliviar el dolor, e incluso de enviar mensajes desde el cerebro hasta los linfocitos y otras células para combatir los virus y las bacterias. Las endorfinas desempeñan también otras funciones entre las que destaca su papel esencial en el equilibrio entre el tono vital y la depresión. De ellas depende algo tan sencillo como estar bien o estar mal. Como se puede comprobar, aprender a reír es algo más importante de lo que parece a simple vista.

Una de las líneas de trabajo en algunos centros de psicoterapia es la risoterapia, que consiste en estimular la producción de distintas hormonas que genera el propio organismo con ejercicios y juegos grupales. Su cometido es el de potenciar el sistema inmunitario en general y facilitar la superación de diferentes bloqueos.
Si fueramos conscientes de todos los beneficios físicos y psiquicos que obtenemos cuando reimos , sin duda no dejariamos pasar un solo día sin reir. Por citar unos cuantos:

Con cada carcajada se ponen en marcha cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa. ¡ Muy buena gimnásia !

Se lubrican y limpian los ojos con lágrimas. La carcajada hace vibrar la cabeza y se despeja la nariz y el oído. Además, elimina las toxinas, porque con el movimiento el diafragma produce un masaje interno que facilita la digestión y ayuda a reducir los ácidos grasos y las sustancias tóxicas. ¡ Sin duda, mejor que muchos de los potingues que compramos!
Entra el doble de aire en los pulmones, dejando que la piel se oxigene más. ¡ Mejor que la mejor crema hidratante, y mucho más alegre!

Durante el acto de reír se liberan endorfinas, los sedantes naturales del cerebro, similares a la morfina. Por eso, cinco o seis minutos de risa continua actúan como un analgésico. De ahí que se utilice para terapias de convalecencia que requieren una movilización rápida del sistema inmunológico. ¡ Nada como lo natural!
Rejuvenece al estirar y estimular los músculos de la cara. Tiene, además, un efecto tonificante y antiarrugas. ¡ Y luego dicen de los radicales libres!

El masaje interno que producen los espasmos del diafragma alcanza también a los pulmones y al corazón, fortaleciéndolos. ¡ Sano, sano!

Las carcajadas generan una sana fatiga que elimina el insomnio. ¡ Fuera las pastillas para dormir, mejor unas cuantas carcajadas!

Se producen ciertas hormonas (endorfinas y adrenalina) que elevan el tono vital y nos hacen sentir más despiertos. ¡ Receta contra el estrés!

Nos hace ser más receptivos y ver el lado positivo de las cosas. ¡ Alivio para la depresión!

A través de la risa las personas exteriorizan emociones y sentimiento. ¡ Nos echamos unas risas y tan amigos!

Posee un carácter contagioso, es la salvación de situaciones socialmente incómodas y tiene un gran poder poder comunicativo . Éstos revisten una importancia terapéutica especial ante disfunciones de tipo social.
"La risa es la distancia más corta entre dos personas"Victor Borge

"El ser humano solamente tiene un arma realmente efectiva: la risa." Mark Twain

"La risa es la escoba que barre las telas de arañas del corazón". Mort Walker
" Uno se pierde muchas risas por no reírse de sí mismo". Sara Jeannette Duncan
Riete de la vida y la vida reirá contigo.
.

4 comentarios:

Valentina dijo...

La risa nos transforma. Y es cierto, que con la edad, ya no tenemos esa capacidad de reirnos como lo hacen los niños, sin vergüenza!

Puedo decirte que una de las cosas que más me unen a las personas, es su capacidad de hacerme reír. Cuando esa conexión se establece, es una puerta que abre muchas otras.

Reir, es la mejor medicina. Dice siempre mi sobrina, que es lo positivo personificado.

pluvisca dijo...

A mi, si no saben reir o no tienen sentido del humor, poco me relacionaré con esas personas.

Reir es salud mental

Besitos

Soc Jo! dijo...

Una gran verdad.La risa es muy importante, tanto para la salud mental como para el estado físico y emocional.
Interesante artículo :)
SocJo
http://mydogsavedthequeen.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Genial!!! De echo ya me estoy riendo sola!!