martes, 24 de febrero de 2009

"Dejarse ir"



Este fondo nuevo -¡el agua! mi elemento natural - me ha recordado el texto que un día encontré en un periódico y que me impactó tanto que decidí recortarlo, para saborearlo, para releerlo detenidamente cuando sintiese que la vida empezaba a ahogarme, como un salvavidas que me ayudase a comprender lo importante y lo superfluo de nuestras vidas.

Desde ese momento me hice seguidora incondicional de su autora , Ángela Becerra.

Me gustaría compartirlo con vosotros, aquellos que os acercais amablemente a estas páginas. Merece la pena.

'Lascia andare'


En italiano lleva música serena y al leerlo suena fácil, "dejarse ir", pero qué difícil resulta a veces de aplicar.

Luchar, resistir, aguantar, detenerse, controlar nuestra vida, lo que sentimos y lo que no sentimos, hacia donde vamos y hasta donde llegamos. No pasarse de la raya porque la gente habla, porque está mal visto, porque los principios heredados lo han establecido y quedaron marcados a fuego en nuestra conciencia que siempre debe estar consciente... porque ser inconsciente es sinónimo de atolondrado e irreflexivo.

¿Adónde fue a parar la inocencia del dejarse ir y fluir como río cristalino sin torcer nuestro cauce? Los condicionantes son tantos que cuesta sentir hacia donde dejarse ir y nos quedamos sin irnos, detenidos muchas veces en la nada cotidiana. Haciendo lo marcado, robotizados de obligaciones, y así nos vamos endureciendo, convirtiéndonos en roca inconmovible e inamovible.

Lascia andare es ser sin pretender parecer, es sentir en lo más hondo la vida, es un ir fluyendo escuchándonos, observándonos. Respirando nuestra esencia más íntima. Es un responsable me conozco, me respeto y me amo. Y precisamente por eso me dejo ir, me dejo ser, me lascio andare. Brotando entre cascadas, abriendo mi puerta interior, durmiendo dentro de mi cuerpo y en lo más profundo de mi alma. Sin las ataduras de los que nos quieren atar castrándonos, en un vuelo de sueños libres.



.

2 comentarios:

pluvisca dijo...

Lascio andare Carmen...es la mas hermosa de las maneras de vivir en plenitud.

Precioso escrito.

Buenas noches guapa.

Un abrazo

Flautista de Neón dijo...

Es dejarse llevar por el ritmo de la vida.

Una persona muy especial, me enseñó estas palabras. Y cada día, resuenan en mi mente.

Un abrazo, de duende.