viernes, 5 de febrero de 2010

El pan del alma


Cuenta la leyenda que Prometeo, el titán creador de la humanidad, regaló secretamente a los mortales el fuego que había robado del Olimpo y los conocimientos que habia recibido de Atenea.
Al enterarse Zeus, el dios supremo, se enfureció de tal manera que lo encadenó a una columna y lo torturó salvajemente. A continuación, Zeus mandó a la bella Pandora a la Tierra con una bonita caja en la que antes había guardado todas las desgracias y calamidades humanas. Mas Zeus estaba tan ofuscado por la furia, que en un descuido también escondió en la caja la esperanza. Un día Pandora destapó la caja por curiosidad y de inmediato salieron de ella todos los males y atacaron a los mortales. Afortunadamente, cerró la caja antes de que escapara la esperanza, el único consuelo que le quedó a la humanidad
.


Todos nuestros proyectos de futuro, nuestras espectativas, ilusiones, planes, se alimentan de la esperanza; sobre todo en los momentos de adversidad y crisis.
A veces se trata de una esperanza "general"; pensamos que el género humano o nuestros gobernantes o la Naturaleza, nos proveerá y sacará de la adversidad; eso es lo que yo llamo " agarrarse a un clavo ardiendo"; aunque clavo al fin y al cabo.

La otra esperanza se basa en la fuerza de voluntad, en la confianza en el trabajo, en el esfuerzo particular por conseguir lo que anhelamos o por encontrar la salida más adecuada a los problemas. Por descontado, quien más tesón y empeño pone en su búsqueda, más posibilidades tiene de que se cumplan sus esperanzas.

Es cierto que no resulta nada sencillo mantener la confianza y no dejarse arrastrar por la adversidad, pero por arduo que pueda parecernos nunca deberiamos dejar de alimentar el alma y esta se alimenta, entre otras cosas, de esperanzas.


"La esperanza no es ni realidad ni quimera. Es como los caminos de la Tierra: sobre la Tierra no había caminos; han sido hechos por el gran número de transeúntes" Lu Xun

.

9 comentarios:

emilio dijo...

La esperanza.... dicen que lo último que debe perderse, pero en ocasiones parece como si Pandora la hubiese dejado escapar.
Creo que hay gente con la que se puede tener esperanza, de muy diversas maneras, esperanza de amar, esperanza de un mundo mejor, esperanza de una tierra para todos...

Pero que no tarde en aparecer alguien que nos las renueve todas esas esperanzas o acabarán marchándose.

Un abrazo.

Reflexiones de Emibel dijo...

Carmen, qué difícil expresar lo que opino sobre este tema.
Lo intentaré.
Creo en el esfuerzo y la lucha diaria de cada uno.
La esperanza, de qué?, en qué? La perdí hace tiempo en alguna esquina de la vida y será difícil que la vuelva a tener porque nunca más pasaré por aquella esquina.

Muy buena entrada.
Besicos, preciosa

pluvisca dijo...

No sabí alo de la esperanza en la cja de pandora, sabía todo lo demás pero eso no...siempre se aprende algo nuevo.

Carmencita, la esperanza nos mantiene vivos, sin ella no podemos casi ni sobrevivir.

Un abrazo de esos tiernecillos

Tita dijo...

¡Cuánta razón tienes! No creo en la esperanza sin el esfuerzo y el trabajo. Lo demás es confiar en la lotería, sin llegarla a echar siquiera.

Me encantan los versos. Son como los de Caminante no hay camino, se hace camino al andar de Machado.

La esperanza no es ni realidad ni quimera. Es como los caminos de la Tierra: sobre la Tierra no había caminos; han sido hechos por el gran número de transeúntes"

Un abrazo grande.

mErL dijo...

La esperanza es el motor que ayuda caminar sobre todo a los creyentes de la religión cristiana cuando su vida ha estado llena de reveses.

Todos tenemos en nuestro corazón una esperanza o al menos una pequeña esperanza cuando las cosas no suceden como creemos que tenian que haber sido.

Quien no tiene amor, tiene la esperanza de encontrarlo.
Quien no encuentra trabajo, solo le queda la esperanza de poder encontrar un sueldo por modesto que sea para poder dar de comer a sus retoños.
Quien la vida le ha quitado a un ser querido solo le queda la esperanza que el sol algún día le de calor.

En esta vida queramos o no, todos llevamos a cuestas la esperanza, el sueño, la fe, seamos catolicos o no, sin esperanza no hay vida.

ANJALI dijo...

Creo que la esperanza es una semilla que Pandora dejo en la caja para una emergencia.Pero como toda semilla, de nosotros depende su crecimiento.

Si yo espero conseguir algo, no solo se trata de desear y esperar. Primero he de plantar la semilla de lo que espero conseguir imaginandolo concretandolo en idea. Luego debere sopesar que caminos puedo seguir para conseguirlo. Finalmente hacer todo cuanto este en mis manos para obtenerlo, e incluso si es necesarío, pedir ayuda para no desfallecer en el intento.

Creo que biene siendo también más o menos lo que tu has dicho.

Un besito.

Contrapunto dijo...

Quiero tener la esperanza de no perder "la esperanza".

Aunque es lo ultimo que se pierde, hay momentos en que es dificil econtrarla.

Un abrazo esperanzado

Carmen dijo...

Tienes razón EMILIO, también se puede tener esperanza en la gente; aunque alguno se empeñe en robarnosla.
¿Irse? No creo que eso llegue a suceder; siempre habrá un corazón generoso que la esconda.

Un fuerte abrazo.

EMIBEL, estoy segura de que si miras en tu interior (tal vez no haya que profundizar tanto como piensas) encontrarás motivos para la esperanza. La vida tiene muchas esquinas y todas diferentes.

Un fuerte abrazo.

PLUVISCA,

No solo sobrevivir, sino vivir.
Todo el mundo necesitamos una esperanza, porque todos carecemos de algo.

Un fuerte abrazo.

Así es TITA, los caminos se hacen al andar. Es aquello de "A Dios rogando y con el mazo dando". Poco se consigue sin el esfuerzo personal.

Un fuerte abrazo.

MERL yo creo que la esperanza es patrimonio de toda la Humanidad. Como he dicho antes, no creo que exista nadie que lo tenga absolutamente todo; desde ese punto de vista, creo que siempre hay espacio para la esperanza en cada corazón.

Un fuerte abrazo.

ANJALI, no lo podrias haber explicado mejor. Justo a eso me refiero.
Demasiada gente la entiende como de "algo que ha de venir" ; sin darse cuenta de que la esperanza también requiere un esfuerzo personal.

Un fuerte abrazo.

CONTRAPUNTO, Te entiendo muy bien. A veces, ante la adversidad, es muy difícil mantener las esperanzas:en el ser humano, en los gobernantes, en los que nos rodean, en nosotros mismos...
Por eso he titulado este post como "El pan del alma", porque la esperanza, como el pan, es un alimento básico que necesitamos a diario.
En ocasiones será necesario buscarla con más ahinco.

Estoy convencida de que la encontrarás.

Un fuerte abrazo.

Azul. dijo...

La esperanza mantiene mi barco a flote. En qué?, en todo. En alargar los días, en ser fuerte, en hacerlo lo mejor posible.

Un beso.