domingo, 28 de febrero de 2010

No es lo que parece




Me parece que lo que se plantea en el video es del todo cierto; aunque lo haga de una forma tan cómica. Tenemos tendencia a juzgar demasiado rápido a los demás: por su forma de hablar, por la forma de actuar, por su apariencia... sin darles tan siquiera el beneficio de la duda.

Dice el refrán que " el hábito no hace al monje" y sin embargo, la primera impresión es la que cuenta; de eso sabemos mucho quienes hemos tenido que hacer entrevistas de trabajo; en algunos casos llega a ser más importante incluso que el C.V. o la entrevista en si.

Se estima que en tres o cuatro minutos decidimos si una persona nos agrada o no, si queremos o no mantener una relación con ella; es decir, "etiquetamos" a la gente.

¿Cuántas veces nos habremos equivocado? ¿Cuántas se habran equivocado con la etiqueta que nos han puesto?
A veces un mal día, los nervios, un actitud que lleva a errores, un mal entendido, etc pueden jugar una mala pasada y ofrecer una imágen negativa, difícil de superar, si no nos ofrecen u ofrecemos otra oportunidad.

Deberiamos de otorgar a las personas un tiempo prudencial para poder conocerlas, para saber cómo son más allá de su apariencia, en lugar de juzgarlas precipitadamente.

7 comentarios:

emilio dijo...

Tienes razón, las apariencias suelen engañarnos... pero el video es genial, me he reido yo solico aquí que parecía tonto, y ojo, que si alguien me ve lo aparento, pero solo eso, que no lo soy... jajjajaja.

Un abrazo.

anjali dijo...

Hay veces que la primera impresión es la que vale ...
Pero la mayoría de las veces, las apariencias engañan.

Desde luego el video es genial y apuros de esos, creo que nos han pasado a todos, jejejjejj

Un besito.

pluvisca dijo...

Carmen; es que no sabemos escuchar, no somos capaces de diferenciar lo que nos hacen sentir según que comentarios del otro...

Hay que aprender a "escucharse" para comprender al que tenemos delante, si le comprendemos, le aceptamos mucho mas.

Un abrazo de nube tupidilla

Reflexiones de Emibel dijo...

Qué risas con el video. Buenísimo!!

Entono el "me culpa" porque me fío de mis primeras impresiones. Cierto es que poquitas veces he fallado.
Me gusta observar a las personas, su forma de hablar, su manera de gesticular, de ahí puedes conocer bastante a las personas.
Otra cosa es que luego cada uno intente vender su producto de una manera atractiva.

Sí es cierto que en muchas ocasiones me han dicho que un primer contacto conmigo es muy diferente a cómo soy después. Pero éso depende de mí ya que suelo mostrarme un poco distante al principio.
Mi mejor amiga me dice que se me adora ó se me odia. Mmmmmm.....será que yo tampoco tengo término medio?
No sé, me dejas reflexionando.
Un besico, preciosa

mErL dijo...

La primera impresión es la que mucha veces cataloga a la persona, entonces suele pasar que pasado un tiempo prudente lo blanco se vuelve negro, viceversa.

Nos cuesta tener prudencia a la hora de calificar, a la gente le encanta ser juez de las personas, pero una cosa también comento muchas veces la experencia con los años vas pillando muchas cosas a la primera debido a que muchos patrones son muy parecidos a experencias pasadas no calificas al instante en cambio andas prudente.

Un abrazo.

Carmen dijo...

EMILIO,

Hemos oido muchas veces eso de que las apariencias engañan, que el hábito no hace al monje, etc Y sin embargo seguimos fiándonos más por la primera impresión.
Buen video, sí, yo también me reí un montón.

Un beso.

ANJALI

Tal vez sería mejor dar una segunda oportunidad, en lugar de quedarnos con la primera impresión ¿verdad?

Un beso.

PLUVICA,

Es cierto, en general, solemos anticiparnos y elaborar nuestra respuesta mientras oimos, sin escuchar, a nuestro interlocutor. Así nos va, claro.

Un beso.

EMIBEL,

Yo creo que una cosa es tener confianza en nuestra intuición y otra cosa es quedarnos solo con la primera impresión; aunque casi siempre se mezclen ambos conceptos.

Hay gente tímida que da una imágen muy diferente,como de borde o distante, por ejemplo. Y sin embargo, los primeros minútos siguen siendo claves en nuestras relaciones.

Un beso.

MERL,

Sin duda la experiencia es un grado. Poco a poco vamos acumulandola y nos sirve para ser un poco más prudentes con los demás, para ser menos prejuiciosos. Yo suelo decir que con los años aprendemos a nadar y guardar la ropa.

Un beso.

Tita dijo...

El video buenísimo, ya lo conocía, pero me ha hecho volver a reir.

Lo otro...bufff como tú dices el hábito no hace al monje, pero también es cierto que hay "hábitos" tan arraigados, que quizá los mostramos también en esos 5 minutos...y los que nos conocen pueden confundirse.

Por ejemplo, casi nadie que yo haya conocido siendo impuntual la primera vez, ha sido puntual nunca más. Pero bueno, todos somos merecedores de una segunda oportunidad.

A veces yo misma me he sorprendido pesando...anda, que si alguien me viera así en este momento...si llega a pensar que soy así siempre...

Besos