miércoles, 4 de marzo de 2009

Nuestros miedos.


El miedo es una emoción con la que nacemos, pero que se puede ir modulando por medio de la educación, el entorno, la cultura, etc.

Los griegos lo explicaban muy bien utilizando la mitología:

Venus, diosa del amor, mantuvo un romance con Marte, dios de la guerra. De él nacieron cinco hijos: Cupido -dios del amor erótico-, Anteros -dios del amor correspondido-, Concordia -diosa del equilibrio y la belleza-, Fobos -la fobia- y Deimos -el miedo-.

El miedo, por tanto procede de la unión del amor y la guerra.
Lo que quiere decir que en la medida en que nosotros queramos o amemos algo temeremos perderlo.

Cuando nos encontramos ante una situación de miedo nuestro cuerpo sufre una serie de cambios: el corazón palpita a más velocidad para enviar sangre a las extremidades y al cerebro, las pupilas se dilatan, y segregamos tres hormonas: la adrenalina, la noradrenalina y los corticoides, también llamados hormonas del miedo.


Entre los miedos que con más frecuencia nos atormentan estan : El miedo al rechazo, miedo al fracaso, miedo a la pérdida , y sobre todo el miedo al cambio.

Cualquiera de ellos tiene la capacidad de paralizarnos y únicamente nosotros podemos vencerlos:

. Aceptando que tenemos miedo.

. Identificando cuál es nuestro miedo,aunque no siempre resulte fácil reconocerlo

. Mirando al miedo a la cara , tratando de hacerlo concreto. Nuestro peor enemigo son nuestros pensamientos negativos,pues somos capaces de imaginar cosas mucho peores de lo que son en la realidad. Por eso son tan peligrosos los miedos ambiguos.

.Y fundamentalmente centrandonos en ese "motivo" que nos empuja a seguir adelante a pesar de los riesgos.

Victor Frankl fue un psiquiatra judío que pasó la segunda guerra mundial en varios campos de exterminio, entre ellos Auswitz. Según él, no se salvaron de aquel infierno los más fuertes, ni los más cultos, ni los mejor preparados, sino aquellos que tenían una motivación más allá de su propia vida: "cuando salga escribiré un libro", "cuando salga veré a mis hijos", "cuando salga contaré esto al mundo".

Vivir bajo el poder del miedo nos quita lo mas importante que tenemos en la vida: la posibilidad de “ELEGIR”, qué queremos ser y hacer con nuestra vida.


Como decía Nelson Mandela:

"No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe conquistarlo"


.

3 comentarios:

pluvisca dijo...

El miedo nos pudre por dentro, hay que sacarlo fuera, enfrentarnos a él, mirarle de frente...

Gracias Carmen, por tus escritos.

Besos

Carmen dijo...

Sí Pluvisca, hay que enfrentarse a él antes de que logre paralizarnos y nos haga su presa.

Gracias a ti.

Un fuerte abrazo.

Tita dijo...

Excelente post, y que poco y bien dicho con los "miedos ambiguos" ¡cuantos de esos hay!

Y la cita de Nelson Mandela, genial. Me lo apunto

Besos