miércoles, 11 de marzo de 2009

La otra cara de la crisis.


Me despierto y la radio me anuncia el tema del día: la crisis. Mientras desayuno escucho las noticias de la tele: más crisis. Antes de coger el metro unos repartidores de prensa me dan los periódicos del día, en portada me encuentro : con la crisis. De camino al trabajo me pongo mi MP4 en modo radio, escucho las tertulias y me informo ¡ de cómo va la crisis! . En el trabajo se sigue comentando la jugada... y así un día y otro y otro. ¡ Me siento secuestrada por la crisis!

No quiero dejarme invadir por la tristeza,la angustia y el miedo ante el incierto y negro futuro que se dibuja en el horizonte.
No quiero contagiarme del pánico colectivo ante la situación actual y hundirme en el estrés ante "lo que se nos viene encima". Porque si nos dejamos llevar por el pánico , quedaremos paralizados, imposibilitados para reaccionar positivamente.

Me gustaría ver el lado positivo de la crisis (siempre hay un lado positivo, lo difícil es verlo) y ocuparme antes que preocuparme.

Porque la crisis también puede ser un motivo para el enriquecimiento personal,una oportunidad para desarrollar la creatividad, para eliminar el egoismo y la individualidad de nuestras vidas, para la solidaridad y la responsabilidad, para la adquisición de hábitos más racionales de consumo...

Porque si la vida se centra en el afán de lucro, de acumular y tener, se puede preguntar junto a Erich Fromm: “si soy lo que tengo y lo que tengo se pierde, entonces ¿quién soy?”.


Esto es lo que Albert Einstein escribio en el Crack financiero del 29:


"Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y... da más peso a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar la salida. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla".


.

3 comentarios:

Tita dijo...

¡Cuánta razón tienes con la frase "Me siento secuestrada por la crisis"!

Me parece estéril tanta "información sin solución" que solo nos amarga más. Creo que con la información de los que tenemos a nuestro alrededor nos sobra.

Carmen dijo...

Hola Tita,

Pienso que hay que estar informados, pero no atosigados con tanta información, mucha de ella banal , especulativa, parcial e interesada.
El miedo paraliza y ahora lo importante es actuar, no quedarse de brazos cruzados.

Gracias por tu comentario. Un beso.

pluvisca dijo...

Totalmente de acuerdo, hay que ponerse en marcha, y no dejarnos ahogar por la marea, muchas veces manipulada, de la información.

Besines